¡¡¡ESTAMOS DE CUMPLEAÑOS!!!
 

El 13 de enero de 1827 nació en el hotel del LLadoner (Granollers) Mª Ana Mogas Fontcuberta en el seno de una familia cristiana. Era una niña con sonrisa de ángel que poco a poco fue creciendo y madurando a nivel físico y espiritual.

 

No lo tuvo nada fácil. Afrontó con dolor el fallecimiento prematuro de sus padres, Lorenzo y Magdalena, y la separación de sus hermanos. Pero se fue adaptando a su nueva vida y se forjó como una mujer de profundas convicciones cristianas, con predilección por la educación y confianza plena en la Providencia.

 

Pasaron los años y fue descubriendo su sitio en este mundo. Ella, sin saberlo, había sido elegida por nuestro Padre, que le encomendaba una gran tarea: hacer presente a Dios en su entorno desde un convencido compromiso de apostolado y trabajar junto a sus hermanas de comunidad en la educación de las niñas y, en especial, con las más necesitadas.

 

Su pasión por la educación comenzó en 1850 en Ripoll, un pequeñito pueblo de Cataluña. Desde ahí su estilo educativo y su presencia están presentes en el corazón de miles de niños y jóvenes que han sido o son educados en nuestros colegios de España y de otros países de nuestra casa común, la Madre tierra. Y esta gran obra es gracias a sus hermanas religiosas que han transmitido con celo y fidelidad el estilo educativo que Mª Ana inicio hace ya tantos años. Paulatinamente a su misión se incorporaron laicos que corresponsablemente trabajan en misión compartida con las religiosas para llevar a cabo la tarea educadora y evangelizadora.

 

Pero hoy no solo los colegios de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor estamos de fiesta. La Congregación Religiosa desempeña distintas tareas en diversos campos de misión: residencias de ancianos, atención primaria, misiones, hospitales… La silenciosa labor de servicio a las personas desprotegidas, caracterizada por la entrega, la gratitud, la sencillez y constancia de las hermanas no pasa desapercibida para la sociedad y es, por ello que cada día aparecen personas que se sienten atraídas por su estilo de evangelización fielmente enraizado en el de Mª Ana.


Juntos y orgullosos nos reconocemos miembros de una gran familia, la familia de Mª Ana y celebramos gozosos la festividad del aniversario de nuestra fundadora. Ella es un gran modelo para niños, jóvenes, adultos e un incuestionable y necesario referente que nos marca el camino que nos conduce a Jesús de Nazaret. “Caridad, Caridad verdadera, amor y sacrificio”

Destacado: